En el juicio final,

los hombres no serán condenados porque creyeron concienzudamente una mentira, sino porque no creyeron la verdad, porque descuidaron la oportunidad de aprender la verdad. No obstante los sofismas con que Satanás trata de establecer lo contrario, siempre es desastroso desobedecer a Dios. Debemos aplicar nuestros corazones a buscar la verdad. Todas las lecciones que Dios mandó registrar en su Palabra son para nuestra advertencia e instrucción. Fueron escritas para salvarnos del engaño. El descuidarlas nos traerá la ruina. Podemos estar seguros de que todo lo que contradiga la Palabra de Dios procede de Satanás.

5.10. OTROS TRABAJOS MISIONEROS DE PABLO

Pablo reanudó inmediatamente su trabajo misionero. Según Clemente de Roma (quizá el amigo a quien se refiere en Fil. 4:3), el apóstol predicó en el Oriente y en el Occidente (Primera epístola de Clemente a los corintios 5).

Pablo había expresado su intención de visitar una vez más a los cristianos de Filipos (Fil. 2: 24) y de Colosas (File. 22; cf. Col. 4: 9; File. 10). Después de salir de Macedonia pudo haber visitado Efeso, y quizá también Colosas y Laodicea.

Clemente afirma que Pablo fue hasta los "límites" del Occidente, lo que quizá signifique España. Esa visita, si la hizo, coincide con la intención que expresó antes a los romanos (Rom. 15:28).

En el Fragmento Muratoriano (170 d. C.), se dice claramente que Pablo fue a España.

Las epístolas pastorales sugieren que también fue a Creta y a Efeso, como asimismo a Nicópolis y Troas en Macedonia.